¿Edad metabólica? ¿Edad biológica? ¿Edad mental? ¿Qué edad debe tener un emprendedor? Si bien se asocia el término emprendimiento a los más jóvenes, depende de ti a qué edad quieres emprender. Voy a contar mi caso, en el que explicaré como emprendí más allá de los 50.

13 de febrero de 2018, ¿por qué no emprender?

El 13 de febrero, cambió mi vida. La empresa en la que había trabajado durante más de 28 años y que fue de alguna manera fue mi segunda casa, me comunicaba, por esas cosas estratégicas que tienen las multinacionales, que mi relación laboral llegaba a su fin. En estos años había ocupado varios puestos de responsabilidad, siempre en las áreas comerciales y marketing. En lo últimos 6 años, fui Directora de una de sus unidades de negocio, responsable de una facturación de unos 60 millones de euros, y dirigiendo un equipo de más de 50 personas. ¿Y ahora qué voy a hacer? me dije.

Primeras conclusiones, primeros pasos.

«Nada es para siempre», «nadie está a salvo», «hay que tener un plan B»,…., y sobre todo «hay que mirar hacia delante».

Con la ayuda de Elena Ariño y un curso que dio en Zaragoza Activa, me preparé un curriculum de 10. Perfecto, impecable. Me apunté a portales de empleo, gratis y de pago. Apliqué a varias ofertas, aquí o fuera, me daba igual. O no contestaban o contestaban tarde con frases hechas en las que de una manera muy educada rechazaban mi candidatura.

Emprendimiento-senior

¿Emplearse o emprender?

Pronto descubrí que existe el empleo oculto, esas vacantes que se buscan cubrir en segundo plano, para no ser vistas por la masa, por los competidores. Me puse en manos de los mejores headhunters. Y he aquí que me llamaron dos de ellos para cubrir dos interesantes puestos, uno de ellos en mi ciudad. ¡Bien! Llegué en ambos casos hasta la fase final. Los headhunters me dijeron que era la mejor opción pero….también con palabras muy amables me dijeron que estaba demasiado preparada para el puesto. ¿Y? ¿Cuál era el problema? No salía de mi estupor. No entendía nada. Finalmente me lo dijeron más claro, estando en la década de los 50, era demasiado mayor y que querían alguien con mi curriculum pero 10 años más joven.

Bueno, pues heme aquí. Generación Baby boomer, migrante digital, con 3 idiomas, experta en ventas, márketing, gestión de negocios y estrategia. Con un historial brillante y un master en una de las mejores escuelas de negocio. Me negaba a no hacer nada ya nunca más. La opción gym, amigas, cafecitos, golf, …., me daba mucha pereza. Descolgarme del mundo empresarial no me atraía. Afortunadamente tenía un colchón económico que me permitía decidir con calma, pero conociéndome, no me iba a tomar demasiado tiempo de relajo. Mis amigos y allegados me decían: «tu, lo que tienes que hacer es enseñar y compartir lo que sabes»

A la par que me seguía formando, me inscribí en una iniciativa para mentorizar a jóvenes emprendedores de manera altruista. Así empecé a descubrir que esto de la consultoría se me iba a dar bien. Mis mentorizados me decían que aprendían más en dos tardes conmigo que en todos los cursos de management a los que habían asistido. Y mi valor añadido era que mis recomendaciones se basaban en la experiencia y mis conocimientos del negocio,

4 de septiembre, emprendo Esther Oriento.

Hasta aquí mi historia sobre cómo decidí emprender. Hoy Esther Oriento, ya es una realidad. Asesoro y oriento a empresas que quieren dar un paso adelante. Aquellas que quieren vender más y mejor. Y sobre todo aquellas que quieran dar un salto digital en sus negocios. En entradas siguientes te cuento más cosas. Hasta pronto.

Hola soy Esther Riglos. Soy experta en estrategia y ejecución con más de 25 años de experiencia. Dirijo Esther Oriento, consultoría estratégica en ventas y marketing, canales de distribución y comercio electrónico.Oriento a personas que como tú tienen una idea o empresa y buscan seguridad, reducir riesgos y generar interés para mejorar sus ventas y beneficios para sus negocios. ¿Hablamos?