He tenido la satisfacción de haber sido mentora en la IV edición del programa de mentoring MentorizAJE, organizada por la Asociación de Jóvenes Empresarios de Zaragoza (AJE Zaragoza) en colaboración con el Gobierno de Aragón a través del Instituto Aragonés de Empleo (INAEM). Quiero hacer un pequeño balance sobre esta más que positiva experiencia. Antes dejo aquí esta infografía que he preparado, que ilustra muy bien las 4 fases del desarrollo profesional y el rol del mentor.

Mentoring-aje

Esther Oriento y MentorizAJE, una misma filosofía

Soy consultora con más de 25 años de experiencia ejecutiva en Ventas y Marketing en la empresa privada. He dirigido negocios, equipos comerciales y he puesto en marcha diversos proyectos de ámbito local e internacional. Ahora comparto con mis clientes lo aprendido. Ofrezco mi experiencia, capacidad de ejecución y sobre todo mi implicación con las empresas y sus equipos. Y de esta misma manera he llevado a cabo el mentoring de forma altruista.

Enseñando ‘lo básico’:  El ABC de la empresa, aplicado al mentoring.

Enseñar a ordenar las ideas, enseñar a ver la empresa como un proyecto sostenible, enseñar a planificar el ciclo de vida de los productos, enseñar a saber en dónde se gana y dónde se pierde. Aprender a fragmentar el portafolio de los productos y analizar las oportunidades que nos ofrece una buena mezcla de volumen y valor, aplicando técnicas de fijación de precios.

Orientando sobre los posibles canales de distribución alternativos, poniendo en valor la marca, la filosofía inicial, la cuál no debe de perderse pese a que el volumen sea muy tentador.

Inducir a la reflexión, sobre qué queremos que sea la empresa mañana, sin descuidar el corto plazo.

Todo ello en 5 sesiones, las primeras de análisis y diagnostico, de las que nacieron las conclusiones y recomendaciones. Las posteriores de seguimiento. El mentorizado, Ismael Palacio (MUM), eligió unas pocas pero importantes acciones a llevar a cabo, que se han ido materializando durante este tiempo. Una gran satisfacción para ambos, el ver que las cosas salen adelante y hacia la buena dirección.

Mentoring quid pro quo

El balance ha sido muy positivo, y si algo puedo añadir, es que ha habido intercambio de know-how en ambas direcciones, y que si la agenda me lo permite, estaré encantada de participar en la siguiente edición. Animo también a otros empresarios, profesionales, directivos, que se animen a mentorizar, pues es sin duda una experiencia muy enriquecedora. Si tienes experiencia y te apetece compartir visión con emprendedores nobeles, disfrute asegurado.